Para llegar al cielo hay que pasar por el infierno